martes, 25 de diciembre de 2012

La locura divina

¿Que te sugiere esta imagen?
La carta sin número o carta cero del Tarot es el loco.

Una de sus interpretaciones dista mucho de referirse a la locura en el sentido que usamos normalmente.

El loco puede hacer referencia a la parte de nuestra mente que capta el universo sin concretar los fenómenos.

Un instante previo a la configuración de un mundo secuencial, donde todas las dimensiones posibles están manifestadas.

Antes de entrar en la rueda del tiempo. Antes después o  más allá de la secuencia temporal.

Podría hablar de pseudociencia quantica pero mejor les cuento un chiste:
Un ingeniero se encuentra una rana. Y la rana le dice:
- ¡Soy una princesa encantada!
El ingeniero toma la rana y se la mete en el bolsillo.
Al rato la rana saca la cabeza de bolsillo y dice:
- Oye, creo que no has entendido lo que te quiero decir. Soy una princesa encantada y si me besas volveré a ser una princesa.
El ingeniero toma la rana, la pone en la palma de su mano y la mira complacido.
La rana espera que el ingeniero la bese, pero este simplemente la vuelve a guardar en el bolsillo.
La rana vuelve a sacar la cabeza y dice:
- Oye, por favor escuchame. Te quiero contar la situación.
Ante lo cual el ingeniero vuelve a sostenerla en la mano  y le pregunta a la ranita:
- ¡Dime ranita! ¿Qué es lo que crees que debo entender?
- Pues que soy una joven princesa encantada que no folla desde hace 200 años. Ahora estoy encantada y si me besas voy a volver a ser la joven, guapa y voluptuosa princesa que fui cuando me encantaron.
- Sí - dice el ingeniero - eso ya lo suponía ¿Y entonces qué?
- ¿No lo entiendes?  Si me besas, volveré a mi forma de princesa y no levo ropa. Voy muy caliente y podrás tener sexo conmigo aquí mismo.
El ingeniero mira a la ranita con una sonrisa maliciosa y le dice:
- La que no entiende la situación eres tú. Chicas para tener sexo las hay a montones... pero lo realmente interesante es tener una rana que habla.

Sí, claro es un chiste. No hay ningún misterio en un chiste ¿O sí? Quizás no sea tan facil saber por que un chiste hace reir, sonreir o simplemente burlarse de quien lo cuenta.

Las ranas no hablan. ¿O sí? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario